Clases de historia y latín con biscotti de pistache y arándano

Alguna vez han ido a un restaurante y cuándo piden su café se los sirven acompañado de “algo”, ¿es un pan? ¿es una galleta? ¿es un bizcocho? Se trata de un biscotti, que por lo duro y seco se acompaña de una bebida donde se puede remojar, o, para los mexicanos, sopear o chopear. Y hoy les tengo la receta para prepararlos, que es mucho más fácil de lo que se imaginan.

Dicen los que saben, —y en este caso, los que como yo no saben y lo Googlean  o lo buscan en Wikipedia— que la palabra viene del latín “bis” (dos veces) y “coctum” (horneado), ya que en tiempos del imperio romano se cocían sin levadura y luevo se volvían a meter al horno para lograr su textura seca y que se pudieran guardar durante mucho tiempo, por lo que era común que los utilizaran para alimentar al ejército o a los viajeros, ¿qué tal?

Pero bueno, dejando de un lado la historia y el latín, si no los han probado se los recomiendo mucho, creo que nada se compara con la crocante textura de un rico biscotti y, si quieren prepararlos en casa, aquí les dejo la receta.

Ingredientes:

1/2 de taza de aceite de oliva suave

3/4 de azúcar sin refinar

2 cucharaditas de extracto de vainilla

2 huevos

1 3/4 de harina de trigo integral cernida (muy importante medirla después de cernir para que sea la cantidad correcta)

1/4 de cucharadita de sal

1 cucharadita de polvo para hornear

1/2 taza de arándanos deshidratados

1 taza de pistaches

Así se hace:

  1. Precalienta el horno a 150 C.
  2. En el bowl de la batidora, mezcla el azúcar con el aceite de oliva a velocidad baja hasta que queden bien mezclados, añade los huevos y el extracto de vainilla. Retira el tazón de la batidora
  3. En otro bowl, combina la harina, la sal, el polvo para hornear y añádelos poco a poco a la mezcla de huevos, aceite y azúcar, hazlo con una espátula. La mezcla debe quedar pesada y pegajosa. Cuando estén bien incorporados todos los ingredientes, añade los arándanos y los pistaches.
  4. Cubre una charola con papel encerado. Divide la mezcla a la mitad  y forma dos especies de barras (de unos 30 x 11 cm aproximadamente). La mezcla es muy pegajosa, así que moja las manos en agua fría, para que sea más fácil manejarla.
  5. Hornea de 35 a 40 minutos o hasta que veas que están ligeramente dorados por encima. Saca la charola del horno y deja enfríar unos 10 minutos. Reduce la temperatura del horno a 135 C.
  6. Corta las barras diagonalmente de unos 2 cms de ancho. Colócalas de lado sobre la charola con papel encerado y hornea de 8 a 10 minutos. Saca los biscottis y déjalos enfriar. Guárdalos en un recipiente con tapa.

Frasco H&M Home. Taza y plato Zara Home. Tabla de madera y recipientes de metal Crate & Barrel. Cuchillo de Bed, Bath & Beyond. 

5 comentarios en “Clases de historia y latín con biscotti de pistache y arándano

  1. Pingback: 50 ideas para regalar en Navidad (1 de 5) | jelou2u

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s